ONG denuncia: “industria extractiva atenta contra riqueza cultural de Guatemala”


Guatemala, 28 abr (EFE).- La industria extractiva de Guatemala atenta contra la riqueza cultural del país, donde el Estado no toma en consideración las consultas populares, asegura un informe presentado hoy por el colectivo ecológico Madreselva.


De acuerdo con José Cruz López, quien presentó el estudio elaborado en 2015 sobre la Iniciativa para la Transparencia de la Industria Extractiva (EITI) en un hotel de la capital, el Estado prioriza en esta materia los intereses empresariales y corporativos tanto locales como extranjeros.
"No hay consultas en los pueblos indígenas en donde se autorizan los proyectos, se han realizado más de 80 consultas que no se han tomado en cuenta y el resultado es el conflicto social", resaltó.


El experto enfatizó que "tenemos serios impactos ambientales y sociales en todo el país causados por las industrias extractivas".
En su opinión, los pueblos que se oponen a estos megaproyectos solo están defendiendo su derecho a tener acceso a un ambiente más limpio.
Las industrias extractivas, dijo, no solo incluyen minerales o petróleo, sino los grandes cultivos de palma, caña de azúcar, caucho y banano porque extraen el agua de los ríos y todo lo que producen es para exportación.


La desviación de los ríos es "terrorífica" porque "los toman en cadena de manera que el cause natural queda seco", manifestó.
Según el informe, la minería está afectando los afluentes de agua y como ejemplo citó a la Mina San Rafael, localizada en el sureste del país, donde para extraer las rocas del subsuelo se utiliza una gran cantidad de agua, al punto que casi desaparece el manto acuífero de la zona.
De la forma como se realiza en la actualidad, la industria extractiva atenta contra la riqueza natural del país porque afecta la biodiversidad, pone en peligro los recursos hídricos y el entorno ambiental, señala el documento.


En lo social, considera que la degradación ambiental contribuye a profundizar las desigualdades y a empeorar las condiciones de pobreza en que vive la población rural, por la competencia asimétrica que se establece por los recursos naturales.
La falta de inclusión de las comunidades en la toma de decisiones viola el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el cual establece la viabilidad de efectuar la consulta libre, previa e informada con los pueblos originarios.
Al analizar la actividad económica nacional, el sector de minas y canteras constituye uno de los más pequeños, según el informe.
En el período entre 2005 y 2012 aportó entre 2.397,30 y 10.512,20 millones de quetzales (310,12 y 1.359,9 millones de dólares), lo que en promedio representó el 1,83 % de la producción anual del país.
Según Cruz, en la actualidad existen 35 industrias extractivas de explotación y 44 de exploración en Guatemala.

About the Author

Next Greenpeace protesta en el Obelisco de Buenos Aires