Alerta Alba-Keneth encuentra al 76% de niños desaparecidos en Guatemala

Alba Michelle España Díaz tenía ocho años cuando el 14 de junio de 2007 desapareció. Su nombre, sin embargo, quedó inmortalizado en el sistema de Alerta Alba-Keneth, que ha devuelto a miles de menores desaparecidos a sus hogares.

alba kennet
A Alba Michelle, quien pasado mañana cumpliría 16 años, se le perdió de vista en 2007 en Chiquimula. Su cadáver fue encontrado un día después en un “estado deplorable”, según la Procuraduría General de la Nación  (PGN).

La niñez desaparecida es una de las principales preocupaciones de la PGN. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)



La Ley del Sistema de Alerta Alba-Keneth nace por las “trágicas muertes”  de Alba Michelle y Keneth Alexis López Agustín, de cuatro años de edad, debido a la “inexistencia de un procedimiento que permitiera dar respuesta de forma inmediata y adecuada”  a las desapariciones, según la PGN.

  “El principal cambio desde que se activó la alerta es que ahora no se esperan 24 o 48 horas para buscar al menor, tal y como sucedía antes”, explica María José Esquité Montoya, portavoz de la organización humanitaria Fundación Sobrevivientes.

La entidad no gubernamental fue creada por la activista en favor de los derechos de las mujeres y los niños Norma Cruz, una de las principales precursoras del establecimiento del sistema de alerta en el país en el año 2010.

Keneth Alexis López Agustín desapareció el 16 de diciembre de 2009 en Jalapa. Supuestamente fue secuestrado por dos personas a las que les habían ofrecido Q10 mil por el menor.

Su cuerpo fue enterrado en el jardín de “una casa vecina”, de acuerdo a la PGN.

No hay certeza si los asesinatos de Alba Michelle y Keneth Alexis podrían haberse evitado con la alerta, pero desde que existe hace cinco años un total de 14 mil 712 niños han vuelto a sus hogares tras la activación del sistema, según datos divulgados por la Fundación Sobrevivientes.

“Las primeras seis horas de búsqueda son determinantes”, advierte Esquité Montoya.  “De acuerdo a casos pasados, es un período muy crítico en el cual se puede determinar el paradero del niño”, destaca.

Las denuncias de desapariciones son conocidas por seis instituciones estatales que conforman el sistema: la Policía Nacional Civil  (PNC), el Ministerio Público  (MP), la PGN, la Dirección General de Migración, la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia y la Secretaría contra la Violencia Sexual, Explotación y Trata de Personas.

La Unidad Operativa del Sistema de Alerta Alba-Keneth es el “órgano articulador y ejecutor de acciones concretas de búsqueda, localización y resguardo de los niños”, según la PGN.

Con un recurso humano de 28 funcionarios, la unidad “recibe denuncias directamente”  y además “activa el sistema de alerta integrado por las otras instituciones del sector público retransmitiendo la información necesaria .

El proceso de búsqueda se inicia con la denuncia y continúa con una investigación del caso por parte de un abogado de la Unidad Operativa, que determina si cumple todos los condicionantes para activar la alerta.

Las autoridades remiten a todas las instituciones del sistema la alerta, incluida la Secretaría de Comunicación Social de la Presidencia, que publicará imágenes y datos del menor con el objetivo de recabar información.

Procedimiento y estadísticas

La Unidad Operativa finalmente verifica las acciones realizadas seis horas después de la denuncia y “coordina”  con la Policía Nacional Civil y el Ministerio Público las investigaciones del caso, como lo establece la ley guatemalteca.

La Ley del Sistema de Alerta Alba-Keneth, similar a la Alerta Amber utilizada en Estados Unidos, fue aprobada en 2010 por el Congreso de Guatemala y desde entonces han sido activadas 19 mil 370 alertas, incluidas 2 mil 331 en los primeros cinco meses de 2015.

Una de cada cuatro desapariciones, sin embargo, no termina con final feliz, puesto que 4 mil 658 búsquedas aún se encuentran activas, es decir, lo equivalente al 24 por ciento del total de denuncias.

Aunque en cientos de desapariciones los menores nunca están extraviados realmente y vuelven pronto a su hogar, otros casos, como el de Alba Michelle, son bien distintos.

El caso de Michelle culminó con el asesinato de la menor y con una de sus tres supuestas captoras, linchada a manos de vecinos unos días después.

About the Author

Prev ONG guatemalteca brinda esperanza a niños quemados y pone énfasis en la Prevención.
Next Mesa Empresarial por la Niñez, Adolescencia y Juventud